Las TIC en la universidad: nuevas formas de enseñar y de aprender

TIC_universidad

Aunque las presentaciones con diapositivas y las visualizaciones de vídeos de YouTube son ya habituales en clase, las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) han iniciado una revolución en la enseñanza universitaria. Según algunos expertos, las causas son dos: ubicuidad y disponibilidad. Ordenadores, móviles y tabletas permiten el acceso a Internet a discreción (ubicuidad), donde cualquier persona puede localizar cuanta información precise (disponibilidad).

«En realidad, la tecnología se usa muy poco en las clases españolas», expone Juan Domingo Farnós, experto en tecnologías educativas. «Seguimos con el mismo procedimiento de hace 50 años, con la clase magistral, y la cuestión es que, gracias a las TIC, ya no es necesaria la lección magistral: los alumnos pueden buscar la información en Internet». Según Farnós, la combinación enseñanza-aprendizaje tiene que perder el primer término y concentrarse en el aprendizaje, que corresponde al alumno: «El profesor se tiene que limitar a guiar al alumno para que este, con la orientación del profesor, busque y encuentre su información».

Para el profesor Juan Julián Merelo, catedrático de Arquitectura y Tecnología de Computadores de la Universidad de Granada, la lección magistral está empezando a cambiar gracias a las TIC y a la combinación de la clase presencial con la virtual: «En vez de dar la lección en clase, el profesor envía sus materiales a los alumnos, que los ven en sus casas y apuntan sus dudas. Luego, en clase, se aprovecha el espacio presencial para resolver estas dudas e interactuar».

Recursos y docencia

Los defensores del uso activo de las TIC en el aula critican que muchos de los docentes no usan las tecnologías para aumentar las posibilidades de enseñanza, sino que se limitan al volcado de los materiales en Internet. «Muchas veces, las TIC se pueden entender como un cambio en el soporte de la información: pasamos del papel al formato digital. Pero otras veces estos contenidos se pueden integrar tecnológicamente y convertirlos en materiales más interactivos», explica Ángel Cobo, profesor de Matemática Aplicada de la Universidad de Cantabria (UC).

Para Julio Cabero, director del Secretariado de Recursos Audiovisuales y Nuevas Tecnologías de la Universidad de Sevilla, el papel principal en el uso de las TIC lo juega el profesor, a quien hay que «ayudar para que la incorporación de la tecnología sea para él lo más invisible posible. El profesor tiene que entender que las TIC son simplemente otros recursos que tiene para transmitir conocimiento a los alumnos».

La combinación de nuevos recursos digitales y docencia ofrece novedades muy diversas en el campo de la integración tecnológica del contenido. Por ejemplo, en Realidad Aumentada, donde el Secretariado de Recursos Audiovisuales y Nuevas Tecnologías de la Universidad de Sevilla ocupa una posición de vanguardia, incluso más allá de las fronteras españolas. Una de sus últimas creaciones es la reproducción tridimensional de un corazón humano en la pantalla de un teléfono móvil.

«Gracias a la realidad aumentada y a los smartphones, podemos hacer que, al enfocar un alumno un papel (con un código impreso que hace que la aplicación de realidad aumentada se active), en su pantalla aparezca un corazón humano en tres dimensiones, al que puede observar desde distintos ángulos y proximidades», explica Julio Cabero, director del Secretariado de Recursos Audiovisuales y Nuevas Tecnologías de la Universidad de Sevilla.


Este artículo se publicó en sendas versiones mejoradas en Gonzoo y en 20 Minutos, dentro de una serie de reportajes sobre la universidad española.