Así justifican los escépticos del coche autónomo que éste no vaya a terminar por completo con los accidentes de tráfico

Clienta neutralmente satisfecha se aleja de un Waymo, el coche autónomo de Google, sin darse cuenta de que se ha dejado la puerta corredera abierta

La idea de que el vehículo autónomo va a diezmar los accidentes de tráfico se ha convertido en un tópico. Lo dicen los fabricantes de coches y de dispositivos (directamente o a través de informes pagados por ellos), nuestra DGT y prácticamente cualquier medio de comunicación. Pero, ¿hay una corriente contraria, alguien que diga que quizá nos estemos pasando un poco con las expectativas? Es mucho más complicado dar con esta línea de pensamiento. Pero no es imposible.

Según los últimos datos de la DGT sobre accidentes de tráfico, casi 4 de cada 10 accidentes mortales se producen por una conducción distraída, 3 de cada 10, por una velocidad inadecuada y algo más de 2 accidentes de cada 10, por conducir después de beber. Hay más causas, pero el sospechoso habitual está clarísimo: el factor humano está detrás de aproximadamente el 90% de los accidentes, según la DGT. Así que sacar el factor humano de la ecuación y sustituirlo por una IA inmune a la distracción, a pisar a fondo y al alcohol debería, a juicio de la DGT, reducir los accidentes. Y reducirlos sensiblemente.

Continuar

¿Sueñan los algoritmos con párrafos eléctricos?

Este artículo sobre robots periodistas o journobots apareció en una versión mejorada en la revista Periodistas 44.

Los textos creados a partir de algoritmos están de actualidad. Cabeceras de todo el mundo los usan: Los Angeles Times, Associated Press, ProPublica, The New York Times, Forbes, The Washington Post, Le Monde o, en nuestro país, El Confidencial.

Continuar

Creatividad e inteligencia artificial

inteligencia artificial creatividad
“Las máquinas no saben romper reglas”, Ramón López de Mántaras.

Este artículo sobre creatividad e inteligencia artificial apareció en una versión editada en bez.es.

Hace unas semanas se estrenó en buena parte del mundo la película Morgan, el debut en la dirección de Luke Scott, el hijo del creador de Alien o Blade Runner. La película, un thriller que aborda algunas preguntas sobre Inteligencia artificial (IA), llegó a los cines españoles a mediados de septiembre; mucho antes lo hizo su trailer, especialmente noticioso porque no contaba el final y porque había sido creado por una IA llamada Watson y programada por IBM.

Para la educación cinematográfica de Watson, los técnicos de IBM introdujeron más de 100 horas de trailers de películas de terror en su memoria, con el objetivo de que la IA los analizara y reconociera un patrón, un estilo propio de los trailers. Reconocido el patrón, los técnicos mostraron la película a Watson para que seleccionara las escenas más adecuadas para construir el trailer de Morgan. Los seis minutos seleccionados por Watson fueron editados por un montador (humano) y reducidos a los casi dos minutos que dura el primer tráiler. Con la ayuda de Watson, el proceso de producción del trailer, que según la productora puede durar entre 10 y 30 días, se redujo a poco más de un día gracias a la creatividad de la IA.

Continuar