Alemania y España, dos formas distintas de acceder a la vivienda

Régimen de tenencia en Alemania y España.
Infografía de Gustavo Hermoso.

Este artículo sobre el acceso a la vivienda en Alemania y España apareció en una versión mejorada en el magazin del Goethe Institute.

España es un país que definitivamente prefiere comprar a alquilar. Alemania no es así. Según Eurostat, en España el 77,8% de la población tiene un piso en propiedad o lo está pagando; en Alemania, el porcentaje de dueños de piso es del 51,7%. Son modelos distintos que parten de políticas de vivienda muy diferenciadas. En España la construcción ha crecido de forma separada a la demanda de vivienda –España es hoy uno de los países de Europa con más vivienda vacía– y el Gobierno no controla en modo alguno el precio de los alquileres. Por su parte, en Alemania existe desde hace 40 años un índice de referencia para el precio de los alquileres (Mietenspiegel). Estas diferencias no sólo han marcado dos caminos muy distintos para acceder a la vivienda, sino que también han definido el paisaje urbano y el número de casas vacías.

Continuar

Raquel, o la búsqueda de los pisos vacacionales ilegales que se anuncian en Airbnb

Imagen de una de las acciones del colectivo Lavapiés, ¿dónde vas?

Este artículo sobre turistificación y Lavapiés, ¿dónde vas? apareció primero en bez.es.

En el madrileño barrio de Lavapiés buscan desesperadamente a Raquel. Bajo este nombre, el colectivo Lavapiés, ¿dónde vas? se refiere a todos los emporios hoteleros e inmobiliarios que anuncian sus pisos vacacionales en plataformas como Airbnb o Spotahome. Para el colectivo, formado por los vecinos y vecinas del barrio, Raquel y lo que representa está detrás de la especulación y el encarecimiento de la vivienda en Lavapiés.

Continuar

Madrid también se contagia de la turistificación

Gran Vía, en Madrid.

Este artículo sobre turistificación apareció primero en bez.es.

La turistificación no es un fenómeno reciente, como saben los habitantes de los municipios costeros del Levante, Andalucía o las islas. Lo que sí es novedoso es que esta adaptación al turista se empieza a ver también en ciudades que no son 100% turísticas, como Barcelona –un caso muy avanzado– o Madrid, con consecuencias desastrosas para la identidad de los barrios y sus pobladores. Una de estas consecuencias es la subida de los precios de los alquileres, como en Madrid, donde se han registrado incrementos del 15% en algunas zonas céntricas. Para muchos colectivos, la causa de esta subida de precios está muy clara: Airbnb.

Continuar