Llega a España For no good reason, el documental sobre Ralph Steadman, el dibujante gonzo

Vintage Dr. GONZO

Si Ralph Steadman nunca hubiera conocido a Hunter S. Thompson, nos hubiéramos perdido mucho. Sus personajes con muecas bobas, narices afiladas y miradas bizcas ya estaban en las revistas satíricas inglesas de los 60. Antes de la era Hunter S. Thompson. Pero en 1970 conoció al doctor Gonzo y la cosa empeoró.

El pasado viernes se presentó en La Casa del Lector del Matadero de Madrid, For no good reason, el documental que repasa algunos momentos importantes de la vida y obra de Ralph Steadman (Wallasey, Inglaterra, 1936). La presentación del documental –filmado en 2012, estrenado en Estados Unidos en abril de este año y actualmente en emisión en Canal+ Xtra– contó con Samuel Alonso, editor en Libros del Zorro Rojo, y con Donatella Lannuzzi, editora y fundadora de Gallo Nero Ediciones.

La obra de Ralph Steadman, a quien Samuel Alonso calificó de «personaje mágico» y autor de una obra «directa y visceral», tiene un antes y un después. El antes se desarrolló en Inglaterra, como colaborador en revistas satíricas con alergia al poder, como Punch o Private Eye. La crítica al político, al banquero y al burócrata latía en sus viñetas. En ellas había denuncia y compromiso, pero también orden y, como luego descubriría Steadman, mucha contención. Todo esto desaparecería después.

Para Donatella Lannuzzi, «Hunter S. Thompson metió a Steadman en un vórtice de locura del que Steadman salía para volver a entrar».

Steadman conoce a Hunter S. Thompson

Fue en los días previos al Derby de Kentucky de 1970. Hunter S. Thompson tenía que viajar a Lousville para cubrir la carrera de purasangres, que allí suelen describir como «Los dos minutos deportivos más emocionantes», y no quería hacerlo acompañado de un fotógrafo, no le gustaban. Scanlan’s Monthly, la publicación underground para la que colaboraba Thompson, sugirió llamar a Steadman, un caricaturista inglés que nunca antes había pisado suelo estadounidense.

La mezcla funcionó entonces y durante más de 30 años. Lo que Thompson describía con palabras, Steadman lo reflejaba mediante trazos violentos, deformaciones enloquecidas, salpicaduras. La contención que palpitaba en sus «caricaturas convencionales», como él se refería a su trabajo en Inglaterra, la época preGonzo, no aguantó el torrente de actividad compulsiva que era la vida de Thompson.

Antes de Thompson:

Small Stead 3

Después de Thompson:

AMERICAN SOCIAL TEST 16596

For no good reason

El documental, dirigido por Charlie Paul, salta durante una hora y media entre dos temas principales: la relación entre Steadman y Thompson, que se fue enfriando con el tiempo, y los hitos que definen el estilo y el contenido de la obra del dibujante: sus influencias (la introspección de Rembrandt, la creatividad como forma de vida de Picasso, la trascendencia de Francis Bacon) y sus grandes trabajos, entre los que el propio autor destaca: Miedo y Asco en Las Vegas, La gran caza del tiburón, su obra I Leonardo, sobre Da Vinci, o la colección de ilustraciones acerca de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Todos estos temas se suceden al compás de Johnny Depp, que visita la casa de Steadman, y que va guiando los distintos capítulos del documental, unas veces como narrador y otras como entrevistador. El actor vuelve a participar en otro proyecto relacionado con su amigo Hunter S. Thompson, y van unos cuantos: encarnó a Raoul Duke, alter ego del Dr. Gonzo en Miedo y Asco en Las Vegas, fue el narrador del documental Gonzo: Vida y hazañas del Dr. Hunter S. Thompson, y produjo y protagonizó Los diarios del ron. Y eso sin contar que prologó una colección de fotografías del periodista y que ha participado en un buen número de documentales y actos conmemorativos desde que Thompson se quitó la vida en febrero de 2005.

En el documental también pasan viejos conocidos del universo gonzo, como Jann Wenner, cofundador de Rolling Stone, donde se publicaron buena parte de los artículos Steadman&Thompson, Terry Gilliam, director de Miedo y Asco en Las Vegas, o William S. Burroughs, con quien el dibujante sale a pegar tiros –con lo peligroso que suele resultar eso–.

Pese a las numerosas referencias a lo gonzo, For no good reason también gustará a quienes quieran acercarse a la figura de Steadman como dibujante y caricaturista. Incluso en detalle, pues el documental muestra todas las fases de composición de un trabajo que Steadman realiza para la ocasión, desde las primeras líneas del boceto hasta las salpicaduras finales.


© Todas las imágenes de este artículo provienen de la  web oficial de la colección de Steadman:  www.ralphsteadmanartcollection.com.

Este artículo se publicó en una versión mejorada en Gonzoo.