Whatsapp, mobile learning y la nube, en el aula universitaria

universidad_tecnologia_TIC

Aplicaciones móviles, computación en nube, contenido abierto y entornos colaborativos fueron los avances que el Informe Horizon Iberoamérica 2012 señaló como avanzadilla tecnológica para el año siguiente, 2013, en las aulas universitarias de Latinoamérica, Portugal y España. Entre 2014 y 2015, el informe prevé que se generalicen el aprendizaje basado en juegos, las tabletas, los entornos personales de aprendizaje y la geolocalización.

Los expertos consultados no admiten que se esté cambiando tan rápido ni tampoco que el futuro tecnológico del aula universitaria cumpla necesariamente con todos esos elementos.

«El futuro siempre es el cambio. Lo principal es interactuar con el alumno al nivel que a este le resulte más interesante», explica Juan Julián Merelo, catedrático de Arquitectura y Tecnología de Computadores de la Universidad de Granada. En su opinión, en ocasiones se introducen tecnologías que no interesan al alumno porque son lejanas para él, pero que, sorprendentemente, sí que atraen a las universidades. «Second Life, por ejemplo, tuvo su nicho para los estudiantes de Arquitectura o Urbanismo, porque era un entorno de inmersión y podías experimentar en un entorno virtual. Pero enseñar álgebra en Second Life…».

Una opción menos arriesgada, prosigue Merelo, es examinar qué plataformas usan los alumnos e investigar cómo se pueden utilizar para la docencia. «No se pueden crear plataformas para que los alumnos vayan, sino que es mejor ir a las plataformas que ya usan y darles un pequeño giro».

Hacer material audiovisual

WhatsApp es una herramienta formidable de comunicación: permite el envío de información en varios formatos a decenas de usuarios al mismo tiempo. El fallo es que el uso de esta aplicación por parte de los alumnos suele hacerse de espaldas al profesor. Para Merelo, WhatsApp es el mejor ejemplo actual de una plataforma TIC que podría ser utilizada para la enseñanza. «No digo que el profesor se mande mensajes con los alumnos, y tampoco que fotografíe una transparencia y la haga circular por los grupos, no. Pero sí podría crearse un grupo para la clase, donde los estudiantes plantearan sus dudas y el responsable del grupo facilitara estas dudas al profesor para que él las resolviera. Las respuestas del profesor se publicarían en el grupo».

Más dotación, o no

Aunque los rectores demandan más fondos para mejorar la dotación tecnológica en las aulas, hay opiniones discrepantes en las universidades. «La mayoría de los alumnos vienen a clase con portátil, de forma que el futuro tecnológico no pasa por aumentar la dotación de ordenadores», dice Vicente Juan Botti, vicerrector de Tecnologías de la Información y Comunicaciones de la Universidad Politécnica de Valencia. «Lo que se tienen que ir cambiando son los métodos de elaboración de contenidos, que seamos capaces de hacer material audiovisual».

El móvil es, para muchos expertos, el soporte más importante en un futuro inmediato. El mobile learning o m-learning es la versión avanzada del e-learning (aprendizaje electrónico, la versión digital de los cursos por correspondencia), y añade dos mejoras a los contenidos digitales de este formato: la ubicuidad de los dispositivos y el grado de complejidad y personalización de las apps. Para el experto en tecnologías educativas Juan Domingo Farnós, «en un bar, en una cafetería o en un aeropuerto… Gracias al móvil puedes aprender desde cualquier sitio».


Este artículo se publicó en sendas versiones mejoradas en Gonzoo y en 20 Minutos, dentro de una serie de reportajes sobre la universidad española.