Juegos de rol para niños: son divertidos, son educativos y hay una demanda creciente entre padres y madres

La moda de los juegos de rol llegó a España a finales de los 80, cuando se tradujeron a nuestro idioma puntales como ‘Dungeons&Dragons‘ (traducido en 1985), ‘La Llamada de Cthulhu‘ (1988), ‘RuneQuest’ (1988) y ‘El Señor de los Anillos’ o MERP (1989). Luego aparecieron ‘Aquelarre‘ (1990, oficialmente el primer juego de rol español) y las traducciones de ‘Rolemaster’ (1993) y ‘Vampiro: La Mascarada’ (1993). Hoy casi todos estos juegos se han modernizado y se siguen jugando.

Si dejamos de lado los precursores que se hicieron con sus copias en inglés, quienes se acercaron por primera vez a los juegos de rol en sus versiones traducidas tendrán ahora mismo alrededor de 40 años y, en algunos casos, hijos. Este análisis demográfico por la cuenta de la vieja no es casual, y explica rápidamente por qué hoy, a diferencia de hace 40-30-20-10 años, podemos ver en las estanterías de las tiendas de rol, y en las campañas de mecenazgo, tantos juegos dirigidos no a un público juvenil, como los del primer párrafo, sino dirigidos directamente a niños.

“Es normal”, explica Erekíbeon Barbagrís, padre, marido y friki, “los que empezamos en esto hemos tenido niños y desarrollado una inquietud de cómo meter esta forma de ocio en nuestra familia. Tenemos niños que, a partir de cuatro o cinco años, empiezan a interesarse por los cuentos, y a lo mejor no tienen la habilidad de leer, de escribir o incluso de sumar, pero ya contemplan con ojazos cualquier historia que les cuentes, lo que hace que te preguntes cómo puedes adaptar tus partidas a ellos”.

Al principio, padres y madres frikis utilizaron lo que tenían más a mano: simplificaron los reglamentos de los juegos que les habían acompañado desde siempre y crearon sistemas genéricos especialmente diseñados para niños (como SD6). No tuvo que pasar mucho tiempo para que las editoriales vieran la oportunidad comercial y empezaran a publicar juegos de rol para niños. Y no les ha ido mal. En 2018, el juego más vendido de Nosolorol, una de las editoriales más importantes en España, fue Pequeños Detectives de Monstruos, que vendió 2.000 copias; Magissa, otro juego infantil y español, fue el cuarto producto más vendido, con 1.150. Preguntados por las cifras de 2019, desde la editorial confirman que las ventas de los títulos infantiles se mantienen.

Puedes seguir leyendo el artículo en Xataka , donde encontrarás algunas recomendaciones sobre juegos de rol para niños y algunas cosas más

Imagen de portada

Deja un comentario