Juegos de rol para niños: son divertidos, son educativos y hay una demanda creciente entre padres y madres

La moda de los juegos de rol llegó a España a finales de los 80, cuando se tradujeron a nuestro idioma puntales como ‘Dungeons&Dragons‘ (traducido en 1985), ‘La Llamada de Cthulhu‘ (1988), ‘RuneQuest’ (1988) y ‘El Señor de los Anillos’ o MERP (1989). Luego aparecieron ‘Aquelarre‘ (1990, oficialmente el primer juego de rol español) y las traducciones de ‘Rolemaster’ (1993) y ‘Vampiro: La Mascarada’ (1993). Hoy casi todos estos juegos se han modernizado y se siguen jugando.

Si dejamos de lado los precursores que se hicieron con sus copias en inglés, quienes se acercaron por primera vez a los juegos de rol en sus versiones traducidas tendrán ahora mismo alrededor de 40 años y, en algunos casos, hijos. Este análisis demográfico por la cuenta de la vieja no es casual, y explica rápidamente por qué hoy, a diferencia de hace 40-30-20-10 años, podemos ver en las estanterías de las tiendas de rol, y en las campañas de mecenazgo, tantos juegos dirigidos no a un público juvenil, como los del primer párrafo, sino dirigidos directamente a niños.

Continuar