Bono social de electricidad: cuando el algoritmo es ley, conocerlo debería ser un derecho

En mayo, la Fundación Civio solicitó al Gobierno información completa sobre el software que decide quién tiene derecho a beneficiarse del bono social de electricidad (un descuento en la factura eléctrica dirigido a hogares vulnerables). La petición estaba motivada porque en la Fundación recibieron denuncias de personas que tenían derecho a las ayudas pero tal software se lo negaba. Como respuesta a la petición de información, el Gobierno mandó sólo parte de lo pedido, guardándose el código del software, pero fue suficiente para que desde la Fundación comprobaran que efectivamente el programa negaba la ayuda a quienes tenían derecho a recibirla.

Con la certeza de que había algo mal en el software que había mandado desarrollar el Gobierno, la Fundación insistió en ver el código. Esta vez contactaron con el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno, quien denegó la petición aludiendo a que el código estaba protegido por la propiedad intelectual. La respuesta de la Fundación Civio fue presentar un recurso contencioso-administrativo para obligar al Gobierno a publicar el código del software. Javier de la Cueva, abogado y patrono de Civio, preparó y presentó el recurso.

Reivindicamos que cuando el software entra a regular derechos y deberes de los ciudadanos, es decir, tiene funciones normativas como si fuera una ley, tiene que tener los mismos requisitos de la ley”, explica De la Cueva. «Y estos requisitos son: 1) que el acceso al código sea público, 2) que la propiedad del código sea dominio público, como es la ley, y 3) la escritura del código tiene que estar a cargo de un grupo especializado de gente que se encargue de la escritura de este código porque haya una ley que así lo estipule, como ocurre con la escritura de las leyes.»

Continuar

Blockchain y periodismo 2/2: ¿será el pago por artículo concreto (criptomonedas mediante) el incentivo definitivo para pagar por la información?

¿Y lo será en una época en la que todo apunta a que se van a potenciar las suscripciones?

Dzmitry Kliapitski

Este es un punto interesante porque actualmente no hay una plataforma en España que permita pagar por un artículo concreto. Luego quienes defienden las posibilidades de esta fórmula tienen razones para la esperanza. El razonamiento es el siguiente: ahora mismo no se paga por periodismo porque no existe este método; en cuanto llegue la posibilidad de pagar por artículos concretos, el periodismo se volverá rentable. Puede que sí o puede que no.

Continuar

Blockchain y periodismo 1/2: ¿facilitará al periodista el cobro de sus artículos?

Perro de la raza Shiba inu que pone cara al meme Doge que a su vez pone cara a la criptomoneda dogecoin

Durante los últimos años hemos asistido a la irrupción de varios fenómenos que venían a salvar el periodismo. Por ejemplo:

  • Pivot to the video. Si hoy no se lee tanto como antes, lo más lógico es hacer menos textos y más vídeos.
  • Realidad virtual y realidad aumentada. Si los milenial no pagan por noticias, convirtamos las noticias en videojuegos.
  • El nuevo novo novísimo nuevo periodismo. El periodismo está un pelín denostado por el clickbait, la frivolidad y la desinformación. Con esos mimbres no se pueden conseguir suscriptores. ¿Solución? Un género nuevo digno de ser pagado: el Periodismo de Calidad®.

A este listado, que es fácilmente ampliable si usted echa un vistazo a los títulos de las conferencias sobre periodismo de los últimos años, hay que añadir un fenómeno más: blockchain, del que se dice que podría ser el definitivo salvador de la profesión.

Continuar

Alemania y España, dos formas distintas de acceder a la vivienda

Régimen de tenencia en Alemania y España.
Infografía de Gustavo Hermoso.

Este artículo sobre el acceso a la vivienda en Alemania y España apareció en una versión mejorada en el magazin del Goethe Institute.

España es un país que definitivamente prefiere comprar a alquilar. Alemania no es así. Según Eurostat, en España el 77,8% de la población tiene un piso en propiedad o lo está pagando; en Alemania, el porcentaje de dueños de piso es del 51,7%. Son modelos distintos que parten de políticas de vivienda muy diferenciadas. En España la construcción ha crecido de forma separada a la demanda de vivienda –España es hoy uno de los países de Europa con más vivienda vacía– y el Gobierno no controla en modo alguno el precio de los alquileres. Por su parte, en Alemania existe desde hace 40 años un índice de referencia para el precio de los alquileres (Mietenspiegel). Estas diferencias no sólo han marcado dos caminos muy distintos para acceder a la vivienda, sino que también han definido el paisaje urbano y el número de casas vacías.

Continuar