Dothraki, klingon, quenya, chakobsa… El arte de inventar lenguas para series y libros

“En el caso de ‘Juego de tronos’, tuve un mes para crear el lenguaje dothraki”, explica David J. Peterson, el lingüista a quien la HBO fichó en 2011 para que expandiera esta lengua inventada, o conlang, a partir de la treintena de palabras que George R. R. Martin inventó para ‘Canción de hielo y fuego’. “El resultado final es algo que espero que se vea exactamente igual a lo que George R. R. Martin tenía en sus libros.»

Cuando una obra de entretenimiento alcanza la categoría de agujero negro de la atención para todo el planeta con acceso a Internet, de vez en cuando sucede un fenómeno curioso: hay especialidades muy concretas que forman parte de la obra que también despiertan un interés repentino. Pasa con los títulos de crédito (‘El club de la lucha’). Con el vestuario (‘Shakespeare in Love’). Con los efectos especiales (‘Terminator 2’). O con las lenguas inventadas, el tema que nos ocupa.

El alto valyrio y el dothraki son los ejemplos más recientes, pero tenemos unas cuantas lenguas inventadas muy reconocibles: el quenya y el sindarin de ‘El señor de los anillos’, el klingon y el vulcano de ‘Star Trek’ o el na’vi de ‘Avatar’, por citar las más conocidas.

Continuar

Creatividad e inteligencia artificial

inteligencia artificial creatividad
«Las máquinas no saben romper reglas», Ramón López de Mántaras.

Este artículo sobre creatividad e inteligencia artificial apareció en una versión editada en bez.es.

Hace unas semanas se estrenó en buena parte del mundo la película Morgan, el debut en la dirección de Luke Scott, el hijo del creador de Alien o Blade Runner. La película, un thriller que aborda algunas preguntas sobre Inteligencia artificial (IA), llegó a los cines españoles a mediados de septiembre; mucho antes lo hizo su trailer, especialmente noticioso porque no contaba el final y porque había sido creado por una IA llamada Watson y programada por IBM.

Para la educación cinematográfica de Watson, los técnicos de IBM introdujeron más de 100 horas de trailers de películas de terror en su memoria, con el objetivo de que la IA los analizara y reconociera un patrón, un estilo propio de los trailers. Reconocido el patrón, los técnicos mostraron la película a Watson para que seleccionara las escenas más adecuadas para construir el trailer de Morgan. Los seis minutos seleccionados por Watson fueron editados por un montador (humano) y reducidos a los casi dos minutos que dura el primer tráiler. Con la ayuda de Watson, el proceso de producción del trailer, que según la productora puede durar entre 10 y 30 días, se redujo a poco más de un día gracias a la creatividad de la IA.

Continuar

Llega a España For no good reason, el documental sobre Ralph Steadman, el dibujante gonzo

Vintage Dr. GONZO

Si Ralph Steadman nunca hubiera conocido a Hunter S. Thompson, nos hubiéramos perdido mucho. Sus personajes con muecas bobas, narices afiladas y miradas bizcas ya estaban en las revistas satíricas inglesas de los 60. Antes de la era Hunter S. Thompson. Pero en 1970 conoció al doctor Gonzo y la cosa empeoró.

Continuar