Blendle: un bazar del mejor periodismo

Blendle está pensado para pantallas en horizontal.

Este artículo sobre Blendle apareció en una versión mejorada en el número 41 de la revista Periodistas.

Blendle es a la distribución de artículos lo que iTunes a la distribución de canciones: un inmenso mercado donde puedes comprar los contenidos que prefieras con un clic. Lees unas líneas de una columna del New York Times y, si te convence, haces clic y por 0,19$ es tuya. Y lo mismo ocurre con los textos de TIME, The Washington Post, Wall Street Journal, Fast Company o The New York Review of Books, entre otros medios. Lees unas pocas líneas de un contenido al que sólo pueden acceder los suscriptores de esos medios y, si te gusta, compras y ya puedes leer el artículo completo.

“La música tiene Spotify. El vídeo tiene Netflix. Pero el periodismo todavía no tenía su propia plataforma”, escribió Alexander Klöpping, cofundador, junto con Marten Blankesteijn, de Blendle. Desde 2012, Blendle ofrece a sus usuarios artículos de pago por unidad. En el caso de EE.UU., el precio de cada artículo oscila entre los 0,09$ y los 0,99$. El precio lo fija el medio, no Blendle, y el reparto de los beneficios es 70/30: 70% para el medio, 30% para Blendle. No hay banners, anuncios pop–ups ni vídeos que se reproducen solos. Tanto la plataforma como los artículos ya comprados se mueven en un entorno esterilizado.

El fundamento de Blendle es que tu espectro informativo se componga de varios medios. La plataforma no está hecha para sustituir la suscripción a un medio, pues la tarifa por pieza es mucho más cara que una suscripción a cualquiera de los medios que pueden leerse en Blendle. Un ejemplo: una semana de contenido abierto del The Washington Post cuesta, en su versión nacional e internacional –no la local, que es más cara– 2,50$, el equivalente a 13 artículos del TWP en Blendle. Si te gusta picotear en diversas publicaciones y no te atas a una o a dos, entonces Blendle es para ti.

Se admiten devoluciones

La experiencia de usuario está muy marcada en Blendle. Además de guardar los gustos de los lectores para poder ofrecerles un contenido más personalizado, el usuario tiene cierto poder de decisión incluso en la durabilidad de los propios artículos. Cuando compras un artículo puedes pedir que te devuelvan el dinero, pero tienes que explicar por qué. Tu respuesta puede condicionar que ese artículo siga en la plataforma o no.

Razones para el reembolso de un artículo.

Hay varias respuestas para justificar una devolución. La primera es muy prosaica: compraste el artículo por error, razón que debe de ser bastante habitual, ya que cuando compras un artículo la plataforma no te pide una confirmación, sino que haces clic y ya es tuya. No hay tiempo para pensárselo dos veces, aunque la plataforma deja una rendija: si pinchas en una noticia y la cierras rápidamente, la plataforma asume que se trata de un error y no te carga el precio de la noticia.

Además de la opción “Pulsé por accidente” hay otras tantas: “el precio es demasiado alto”, “el artículo es demasiado corto”, “el artículo es demasiado largo”, “el artículo no resultó como yo creía que iba a ser”, “el artículo no es legible” u otra a especificar. Todas estas opciones influyen en la popularidad de los artículos y en sus posibilidades de que sean recomendados por los algoritmos de la plataforma a otros usuarios.

Países Bajos, Alemania y ahora Estados Unidos

La idea de Blendle se gestó hace 5 años, pero el proyecto se lanzó en abril de 2014. Al principio sólo para la audiencia de Países Bajos, después –el año pasado–, también para la alemana. Hoy se calcula que Blendle tiene en Europa unos 650.000 usuarios, de los que en torno a 250.000 son holandeses y 400.000 alemanes. “La mitad de nuestros usuarios son menores de 35 años, personas que normalmente nunca pagarían por un artículo”, escribe Klöpping.

Ahora Blendle desembarca en EE.UU., pero no lo hace solo, sino respaldado por Axel Springer y el New York Times, que han aportado al proyecto 3,8 millones de dólares.

Así se vería una noticia del New York Times en Blendle.