Programadores en las redacciones

Hoy tenemos acceso a tan gigantesca cantidad de datos que para referirnos a ellos ya no son suficientes los números y recurrimos a las letras. Y aunque buena parte de esos petabytes son cookies, comunicaciones M2M solo comprensibles entre máquinas, contenidos duplicados y/o copiados y/o requetecopiados, vídeos ilegales que YouTube tarda demasiado tiempo en borrar…, en definitiva, morralla digital que ocupa lugar, sí hay datos que son relevantes. Y accesibles. La transparencia tomada en serio ha hecho emerger desde los archivos de instituciones públicas, organizaciones y algunas empresas todo tipo de datos que sí importan porque nos dicen cómo somos. Y es en este océano de datos, cuando los libros de Excel se vuelven torpes e incapaces, donde los programadores se convierten en imprescindibles compañeros de los periodistas.

Y no sólo hablamos de las imaginativas infografías interactivas de los Juegos Olímpicos o del detalle del voto barrio a barrio de las elecciones. El trabajo de los programadores va mucho más allá de la visualización de datos, que es cierto que es la parte más reconocible y viral de sus funciones, pero ésta solo se sostiene si detrás hay una base de datos suficientemente depurada y trabajada.

Continuar

Juegos de rol para niños: son divertidos, son educativos y hay una demanda creciente entre padres y madres

La moda de los juegos de rol llegó a España a finales de los 80, cuando se tradujeron a nuestro idioma puntales como ‘Dungeons&Dragons‘ (traducido en 1985), ‘La Llamada de Cthulhu‘ (1988), ‘RuneQuest’ (1988) y ‘El Señor de los Anillos’ o MERP (1989). Luego aparecieron ‘Aquelarre‘ (1990, oficialmente el primer juego de rol español) y las traducciones de ‘Rolemaster’ (1993) y ‘Vampiro: La Mascarada’ (1993). Hoy casi todos estos juegos se han modernizado y se siguen jugando.

Si dejamos de lado los precursores que se hicieron con sus copias en inglés, quienes se acercaron por primera vez a los juegos de rol en sus versiones traducidas tendrán ahora mismo alrededor de 40 años y, en algunos casos, hijos. Este análisis demográfico por la cuenta de la vieja no es casual, y explica rápidamente por qué hoy, a diferencia de hace 40-30-20-10 años, podemos ver en las estanterías de las tiendas de rol, y en las campañas de mecenazgo, tantos juegos dirigidos no a un público juvenil, como los del primer párrafo, sino dirigidos directamente a niños.

Continuar

El juego de mesa más vendido de Amazon España fue creado por tres aficionados a los juegos de cartas y es español

El juego de cartas de baraja específica más vendido en Amazon España es español. Y no es algo nuevo, ‘Virus!’ lleva dos años liderando los listados de juegos más populares. Ahora mismo sigue en lo más alto, entre licencias extranjeras (‘Virus!’ es el único juego español del top 5) y mirando por el retrovisor los juegos de astros del sector como Devir, Mattel y Asmodee.

“Empezamos a modo de fanzine, creando un juego para nosotros mismos hace cuatro años y hoy somos una empresa que no sólo es ‘Virus!’ sino que tenemos 20 juegos y vivimos de ellos”, explica Santi Santisteban, cofundador de Tranjis Games y cocreador de ‘Virus!’.

Continuar

Vivir del podcasting en España es posible pero también excepcional

Aunque las marcas empiezan a apostar por el podcasting, la mayoría de ellas prefiere las grandes redes de pódcasts y apenas presta atención a los programas independientes. En estos casos, el micromecenazgo sobresale como la vía de monetización estrella y ya podemos decir que en España hay podcasters que pueden vivir solo de sus programas.

Ahora mismo en España, un pódcast puede ser rentable cuando:

  1. tiene suficientes mecenas que pagan mes a mes lo mismo que cuesta una chocolatina,
  2. tiene algún anunciante importante que lo sostiene o
  3. pertenece a alguna de las redes de pódcasts con las que contactan los anunciantes para poner su publicidad o para que les produzcan programas a la carta.

En realidad, solo hay dos opciones porque la 2. y la 3. son prácticamente la misma: o tu pódcast está dentro de Pódium Podcast, Cuonda, Spain Media Radio o alguna otra red de pódcast importante, o es realmente complicado que los anunciantes llamen a tu puerta. Así que, o te pagan los anunciantes, o lo hacen tus suscriptores, y tienen que ser unos cuantos porque en España el estándar no oficial de la suscripción está en 1,49 euros al mes, que es el mínimo que fijó Ivoox cuando inauguró el micromecenazgo para pódcasts a finales de 2017.

Continuar