A la prensa milenial le estalla su dependencia de Facebook

prensa_milenial_buzzfeed_vice_playground

La prensa milenial pasa por un mal momento. Cerraron Buzzfeed España y Eslang, y Playground y Vice España recortaron sensiblemente sus plantillas. La culpa es del nuevo algoritmo de Facebook, dicen los medios heridos. La culpa es de fiarse de Facebook, dicen los expertos.

Por su propia naturaleza, Facebook está en cambio permanente y no es confiable”. Lo dijo en febrero Campbell Brown, máxima autoridad de Facebook en su relación con los medios, durante la American Magazine Media Conference, uno de los eventos más importantes para los periodistas estadounidenses.

Las palabras de Brown, pronunciadas a principios de febrero, culminaron un inicio de 2019 horrible para los periodistas: sólo en enero, más de 2.000 fueron despedidos. Buzzfeed prescindió de 220 trabajadores, el 15 por ciento de su plantilla, Buzzfeed España incluido. La revista Vice despidió a 250 personas, el 10 por ciento de su personal, lo que afectó a la división española de la marca. El Huffington Post también quedó tocado: 20 personas —ninguna en España, que se sepa—, aunque podrían ser más porque su empresa matriz, Verizon —el gigante que quería competir con Facebook y Google—, propietario de AOL, Tumblr y Yahoo!, anunció que en tres años despedirá a 3.000 empleados de los 11.000 que tiene; lleva 800 despidos desde comienzos de 2019.

En España la situación no es mejor. Playground presentó un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para más de setenta empleados, el 50 por ciento de su plantilla, y Eslang, el medio para jóvenes de Vocento, publicó su última entrada el pasado 21 de enero, aunque sus empleados siguen en la compañía.

Y todo esto en un mes.

Con este escenario, hay quien ya habla de la caída en desgracia de los “medios milenial”, una etiqueta simplificadora pero que puede resultarnos útil durante un rato. Todos los medios citados, además de otros que no aparecen en los párrafos de arriba, como Verne, de El País y F5, de El Mundo, se parecen en algo. “El elemento común a estos medios es que buscan tener mucho volumen de tráfico con poca noticia y dedicando la mayoría del trabajo a buscar formas para que la gente pinche en ellas. Es mucho más fácil pinchar en una noticia de estas que en las de los medios tradicionales, entre comillas, más serias”, explica Fernando Cano, periodista especializado en medios de El Español. “Todos estos medios tienen en común que buscan el clic fácil, pero esos medios los consume todo el mundo. Si sólo los consumieran los milenials, no tendrían el éxito que tienen”.

Este artículo continúa en la Revista Telos.

Deja un comentario